Archivo de la categoría: reflexiones

Mujeres con opinión y decisión

Hemos sido criadas en una sociedad de convencionalismos, se nos han inculcado valores y principios de acuerdo a como nuestros padres pensaron que era “lo mejor”, fuimos instruidas para obedecer y muchas veces acatar ordenes de nuestros superiores, ya sea en jerarquías, edad o simplemente a quienes se supone que son la cabeza de nuestros hogar.

Siempre hemos considerado los valores como una mezcla de virtudes y defectos, caminamos por la vida tomando nuestras propias decisiones, que equivocadas o no son nuestras propias decisiones y eso es lo que cuenta.

Muchas veces cuando tratamos de no dejarnos llevar por la opinión de los demás, pensando que tenemos la suficiente personalidad e inteligencia para resolver o enfrentar cualquier barrera, nos encontramos con comentarios de personas que ven mal en todo lo que hacemos y decimos y nos limitan a pensar que no somos capaces de efectuar cualquier cosa que deseamos y necesitamos. Muchas son las veces que quisiéramos tener el coraje para tomar nuestras propias decisiones en cuanto a nuestra propia vida y nos detiene lo que puedan opinar los demás, o nos detienen las opiniones negativas, porque nos auguran el fracaso sin darnos la oportunidad ni siquiera de empezar, o simplemente dejamos proyectos y sueños a mitad del camino, porque no faltara quien diga que es una mala idea, o que necesitamos de su guía y dirección.

Una persona no pierde sus valores por no escuchar las opiniones de los padres, o la opinión de una persona mayor que piensa que por respeto debe ser escuchado y que las cosas deben hacerse a su gusto y deseo, sin embargo se debe mantener presente que no importa cuanto se caiga, por más lecciones que nos de la vida, los valores siguen intactos, no debemos olvidar que lo importante es empezar, si se fracasa o no queda la satisfacción de haber hecho el intento y siempre está la posibilidad de seguir adelante.

Hay muchas mujeres que caminan por la vida programadas, ya sea porque son manipuladas por los temores del qué dirán si llegaran a fracasar en sus propósitos de emprender un sueño largamente acariciado, puede ser de superación intelectual o procurarse un medio de vida como un negocio; por ejemplo, quisieran ser diferentes y tener el coraje para imponer sus ideas y decir “no” cuando no están de acuerdo con los demás, pero se arrastra por mucho tiempo y algunas veces de por vida, que debe “obedecer” como cuando era niña, se debe mantener presente que como humanos existe la posibilidad de equivocarnos, pero al equivocarnos estamos también creciendo con las experiencias, porque es así como maduramos y aprendemos a buscar las alternativas para no volver a fracasar.

Puede ser normal que después de un intento fallido, se sienta coraje a lo mejor hasta rabia, ¿pero cuánto tiempo se deben albergar esos sentimientos negativos? Muchas personas van por la vida lamentándose y buscando a quien culpar por lo que no pudieron lograr, no se atreven a separarse del “ombligo umbilical” y viven atrapadas en la casa materna sin importar la edad, sus deseos o necesidades, y la cadena puede continuar al casarse, sin darse cuenta se deja guiar por lo que su pareja le dicta, deteniendo por tiempo indefinido lo que siempre quiso hacer o tener.

Si pudiéramos darnos cuenta en las habilidades y talentos que todas poseemos, si pudiéramos cada una hacer uso de los dones de los que fuimos dotadas, si pudiera cada mujer salir de su aislamiento emocional, podría dejar de sentir frustraciones, amarguras, rabia y dolor cuando por una u otra razón fracasa en las diferentes situaciones de vida que podrían ser desde fracasos matrimoniales, familiares hasta laborales, estarían preparadas para volver a empezar, para levantarse mas fuertes y mas seguras.

Teniendo siempre presente que el tomar nuestras propias decisiones no nos hace perder nuestros valores y principios, no se te olvide que quien te de una opinión, te debe dar razones y no simplemente destruir la tuya para construir la propia. Debemos siempre estar dispuestas a aprender, a desarrollarnos, a respetar nuestras propias decisiones.

¿Estás dispuesta a aprender a tomar tus propias decisiones?
¿Nos das tu opinión?

AUTOR:
Amanecer cautiva // todamujeresbella.com

TIPOS DE ABRAZOS

hebergeur d'image

 

Dicen que 14 es la cantidad de abrazos, que cualquier persona necesita recibir cada día, para mantener cubiertas las necesidades afectivas básicas. Está más que comprobado que tiene poderes curativos, amplía nuestro bienestar emocional y mejora nuestro sistema inmunológico. Para que nos entendamos un abrazo alivia, entre otras cosas, la depresión, ansiedad, tristeza y dolor.

No sé si tú tienes la suerte que en tu entorno sean tan cariñosos contigo, pero vamos a suponer que tu caso es como el de la mayoría de los mortales, y que los abrazos no son lo que más abunda en tu vida.

Te propongo dar el primer paso: Sé tú el cariñoso y comienza a dar abrazos a los que quieres. Seguro que también los recibirás, descubrirás que dar y recibir son un mismo fluido.

Observa lo que supone para tu cuerpo el hecho de abrazar: abrir todo tu pecho, tu corazón para acoger a otra persona, al mismo tiempo que dejas que ella te acoja.
Cuando deshagas el abrazo, mira a los ojos y observa lo que ocurre entre tú y la otra persona. Verás que la energía ha cambiado, que la sonrisa procede de un lugar más sincero; habrás reafirmado la confianza de tus propios sentimientos.

Me ha parecido simpático enumerar los tipos de abrazos existentes según los especialistas en el tema (psicólogos, pedagogos…). Atentos…

1. Abrazo de pajarito: Dando pequeños toques en la espalda del otro.

2. Abrazo de robot: Estando tenso, rígido.

3. Abrazo por compromiso: Formal, civilizado.

4. Abrazo de compadres: Dándose golpes en la espalda.

5. Abrazo de reencuentro: Luego de un largo tiempo en el que no se han visto por años, como en las recepciones en los aeropuertos.

6. Abrazo parcial: Poniendo una mano en la espalda del otro y con la otra estrechando la mano

7. Abrazo de sujeción: Se usa para retener a una persona a fin de que no se vaya.

8. Abrazo con forma de A: Las personas se abrazan, pero sin juntar sus cuerpos. Es un poco formal y se puede utilizar en muchas ocasiones.

9. Abrazo de costado: El brazo de uno se pasa por los hombros o cintura del otro. Típico entre enamorados cuando pasean.

10. Abrazo de cintura. Abrazo juguetón. Se brinda especialmente a personas dedicadas a tareas monótonas o rutinarias.

11. Abrazo por la espalda (también conocido como sujeta-cinturas): El abrazante se aproxima al otro desde atrás, le rodea la cintura con los brazos y lo estrecha con suavidad. Perfecto para dedicar a quien realiza una tarea rutinaria a pie.

12. Abrazo y contacto de mejillas: Se coloca los brazos sobre los hombros del otro, a la vez que le da un beso en cada mejilla. Implica consuelo, bondad y consideración.

13. Abrazo de consolación: Para brindar apoyo, especialmente en duelos, una persona pone la cabeza por encima del hombro de la otra persona manteniéndose así por un rato.

14. Abrazando un brazo: De la otra persona y permanecer así durante un tiempo. Puede ser caminando, sentados o echados.

15. Abrazo con doble intención: Mientras la persona está abrazando o siendo abrazada, por detrás hace gestos como mirar a otras cosas, hacer guiños o gestos con la mano, a veces dirigiéndose a otras personas.

16. Abrazo de oso: El típico entre padres e hijos, donde el más grande envuelve con su cuerpo al más pequeño.

17. Abrazo impetuoso: Juguetón e impetuoso. El abrazo impetuoso tiene el récord de brevedad. Un abrazante corre y echa los brazos al cuerpo del otro, le da un rápido apretón antes de soltarlo y sale a toda velocidad. El así abrazado debe estar alerta para responder al apretón, a fin de recibir el máximo beneficio de este abrazo.

18. Abrazo de compañerismo: Ambos se abrazan de costado poniendo los brazos sobre los hombros del otro.

19. Abrazo de cabeza: Es capaz de proporcionar apoyo y fuerza. Usualmente es brindado cuando el abrazado esta sentado y el abrazante esta de pie.

20. Abrazo con cabeza al hombro: Típico de enamorados en el cine viendo una película.

21. Abrazo con cabeza sobre el pecho: Generalmente cuando una de las personas es más alta que la otra, puede ser padres-hijos o entre enamorados.

22. Abrazo colgándose del cuello de la pareja.

23. Abrazo apasionado: con sensualidad, recorriendo distintas partes del cuerpo de su pareja.

24. Abrazo oriental: Ambos entrelazan los brazos con el cuerpo del otro. Se acompaña con una inspiración y es el más largo. Se ponen en contacto los espíritus de las personas a través del cuerpo.

25. Abrazo de corazón: Es el mejor y más intenso, largo, cálido que nace del corazón. Surge en cualquier momento por recordar fechas especiales, saludar, expresar alegría. Quien lo da ofrece ternura y amor puro incondicional. Tiene un gran poder.

Este tipo de abrazo no tiene límite de tiempo; puede durar varios segundos, anulando todas las distracciones cercanas y las prisas. El abrazo de corazón es pleno y largo, afectuoso y tierno, abierto y genuino, fuerte y solidario.

26. Abrazo gestáltico: Libremente expresando alguna frase de apoyo a fin de lograr el darse cuenta en el aquí y ahora y hacer el cierre de una gestalt abierta (situación pendiente o inconclusa).

27. Abrazo de sandwich o de a 3: Abrazo entre tres personas, usualmente protector para quien está en medio. Para padres con varios hijos o entre amigos. Implica consuelo y felicidad.

28. Abrazo grupal: Común entre compañeros. Se puede utilizar en equipos deportivos.

29. Abrazo familiar: Todo queda en familia.

30. Abrazo por fiestas: Navidad, Año Nuevo, cumpleaños, etc.

31. Abrazo con animales: Con mascotas.

32. Abrazo imaginario: Mediante visualización mental imaginaria (preferiblemente cerrando los ojos), la persona se hace la idea de que está abrazando al ser querido.

33. Abrazo a la distancia: Cuando una persona está a unos metros de distancia donde no es posible abrazarse en ese instante, uno hace la señal del abrazo desde lejos y la persona recibe simbólicamente ese abrazo.

34. Abrazo de mariposa: El que se da uno mismo tocando sus antebrazos con sus manos y reforzando su propia estima. Ayuda decir: “me quiero mucho”.

35. Abrazo virtual: El que nos damos a través de la red (internet). Sólo apto para personas sensibles, pero también reconfortante.

36. Abrazo trascendental o espiritual: El mejor abrazo de todos.

Psicólogo Luis Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/