SIMONE DE BEAUVOIR

  Françoise Sagan (1935-2004). Mujer amante del riesgo, la buena vida, la velocidad, el juego, especialmente la ruleta y todo lo que se desarrollara sobre un tapete verde, el alcohol y otras drogas, vivió “al filo de la navaja”.

Escritora francesa, icono entre los intelectuales de los años cincuenta y sesenta. Su primera novela, Bonjour tristesse (1954), la hizo famosa en pocas semanas y por ella obtuvo el codiciado Prix des Critiques.

Esta historia de una adolescente privilegiada con opiniones precoces acerca del amor, el sexo y los códigos morales al uso fue llevada en 1958 a la gran pantalla por el realizador Otto Preminger, con Jean Seberg, Deborah Kerr y David Niven como personajes principales. En aquella época, consciente ya de que su vida desenfrenada la llevaba a una prematura decrepitud, la autora se sometió a varias curas de desintoxicación. Sin embargo, no tardaría mucho en volver a las andadas.

Con su segunda obra, Un certain sourire (1956), la joven novelista confirmaba las esperanzas que había suscitado. Al relatar la historia de una joven que se enamoró de un caballero casado, de edad suficiente para haber sido su padre, dio muestras, por segunda vez, de una maestría literaria asombrosa, a pesar de graves defectos en la concepción de sus personajes y en el desarrollo de la trama. Su estilo narrativo, personalísimo, no conocía prejuicios.

A los 20 años, Françoise Sagan gozaba de una fama que ningún novelista había alcanzado a aquella edad.
Sagan siguió publicando no sólo novelas, sino también obras de teatro.

Sagan viajó a EE UU y allí conoció a Truman Capote. En 1957, su pasión por los autos veloces casi le cuesta la vida y estuvo en coma durante tres días, a raíz de un accidente en su Aston Martin. Poco tiempo después, en 1958, Sagan se casó con Guy Schoeller, un editor, 20 años mayor que ella y se divorció dos años más tarde. En 1962, Sagan se casó con Bob Westhof, un diseñador de cerámica estadounidense. Aunque tuvieron un hijo, este matrimonio también terminó en divorcio, apenas un año después.Luego de estos matrimonios fallidos, Sagan tuvo dos relaciones duraderas, primero con la experta en moda Peggy Roche y la directora de la revista Playboy, Annick Geille, quien la contactó para escribir un artículo sobre ella.

Sagan se convirtió en la representante de la juventud desilusionada y aburrida, aunque potencialmente rebelde. Aunque las obras de Sagan sobre el amor, el matrimonio y el carácter superfluo de la existencia, a menudo han sido consideradas como simple entretenimiento por los críticos del sexo opuesto, la crítica femenina considera sus primeros trabajos de gran valor.

El tono de confesión de Buenos días tristeza fue precursor y al mismo tiempo frío, controlado, austero. Al igual que las obras de Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, sus personajes solitarios no tienen relaciones felices, e intentan llenar el tiempo entregándose a los placeres. Sus conversaciones diarias revelan la falta de sentido de sus vidas.

Sagan pasó los últimos años de su vida enferma y arruinada, hasta el punto de que se vio obligada a vender su mansión en Normandía y su piso en París y se alojó esporádicamente en casas de sus amigos parisienses, hasta que los nuevos propietarios de su antigua mansión le permitieron volver a vivir en ella.

En la última década del siglo XX, su nombre salió en portada por diferentes asuntos turbios. En varias ocasiones fue condenada por cuestiones de drogas o por fraude fiscal, y pasó dificultades económicas; Sagan había ganado dinero a raudales, pero lo gastaba con la misma rapidez que lo cobraba. Nunca se arrepintió de lo que había vivido, y vivió mucho, disfrutando y a la vez sufriendo el escándalo, las juergas nocturnas, el sexo, la bebida y las drogas. Sin embargo, su aparente felicidad escondía una gran soledad interior.

Decía así que sus libros hablaban sobre todo de la soledad y de la manera, si existe, de «desembarazarse de ella».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s