Emilia, condesa de Pardo Bazán

Fue una novelista, periodista, ensayista y crítico española introductora del naturalismo en España
La fecundísima escritora (compuso cuarenta y una novelas, siete dramas, dos libros de cocina, más de quinientos ochenta cuentos y cientos de ensayos) fue una mujer de amplísimas actividades (se puede decir que no hubo acto público durante su vida en el que no participase de una forma u otra).
Aunque Emilia Pardo Bazán se conoce más por su producción novelística y crítica literaria, muchos de sus ensayos son dedicados a la cuestión feminista.  Emilia Pardo Bazán en estos ensayos demuestra su continua lucha por los derechos de la mujer en la sociedad española.Si la mujer lograba obtener una educación, generalmente era de “una cultura de adorno” para las mujeres de familias pudientes-clases de pintura, música y francés. Emilia Pardo Bazán atribuye la carencia de feminismo en España durante esta época, en comparación con otros países europeos, a la falta de educación de la mujer española.Las mujeres intelectuales conscientes de este problema combatían por la necesidad de reformas educativas para las mujeres de todas las clases sociales.  En la segunda mitad del siglo se establecen congresos y asociaciones dedicados a mejorar la educación femenina con el apoyo de la filosofía krausista, que representaba el inició del feminismo español.Emilia Pardo Bazán es una de las catalizadoras del feminismo en España.
Aunque el 91% de la población femenina en 1870 era analfabeta, sobresalen un gran número de mujeres escritoras-Cecilia Böhl de Faber, Concepción Arenal, Rosalía de Castro y otras.
Mientras que en Europa surgían movimientos feministas, España ni siquiera se enteraba del tema.  Pardo Bazán, sin embargo, se emerge en ello.  Una manera en que expresa sus sentimientos sobre el tema es a través de artículos y ensayos. Algunos de sus primeros artículos feministas se publicaron en inglés en la revista londinense Fortnightly Review y en España en la revista Nuevo Teatro Crítico.
En este último escribió que era un error afirmar que el papel que le corresponde a la mujer en las funciones reproductivas determina las restantes funciones de su vida.  Su mayor crítica consiste en que la sociedad ha proclamado los derechos del hombre pero no los de la mujer.
Para Emilia Pardo Bazán el medio para elevar la posición de la mujer en la sociedad española era a través de la educación. Escribe ensayos titulados La mujer española en La España Moderna sobre este tema.  Describe la educación de la mujer aristócrata, la burguesa, la monja, y la del pueblo, y aunque ella reconoce que la condición social determina la educación, en realidad ninguna de estas mujeres tenía acceso a una educación semejante al que se ofrecía a los varones.
En el Congreso Hispano-Luso-Americano Pardo Bazán leyó un trabajo titulado La educación del hombre y de la mujer.  Ella insiste en que la educación de ambos sexos parte de principios opuestos, “Mientras la educación masculina se inspire en un postulado optimista-la fe en la perfectibilidad humana… la educación femenina derivase del postulado pesimista-del supuesto que existe una..contradicción palmaria entre la ley moral y la ley intelectual de la mujer.”Una de las paradojas existentes en España era la existencia de leyes que permitían a la mujer conseguir una carrera pero luego ésta no podía ejercerla en dicha sociedad.
El interés de Pardo Bazán en la cultura europea le motivaba a escribir ensayos comparando a España con éstos países, especialmente con Francia y los países nórdicos.  Las naciones más progresistas para ella, son aquellos en donde la mujer tiene una mejor posición en la sociedad y ha obtenido una mejor educación.Utiliza así Pardo Bazán el argumento de que el educar a la mujer española recíprocamente ayudaría el desarrollo y progreso del país.   Uno de los obstáculos que tenía que vencer Pardo Bazán era el de la discriminación de la mujer dentro del campo académico.
Dedica un ensayo, La cuestión académica a este problema señalando, “que la posición de la mujer literata a veces puede ser superior a la del hombre”.  Su exclusión de la Academia Real de la Lengua lo atribuye no por una falta de mérito sino por ser mujer.  Pardo Bazán expone en sus artículos lo que hoy llamaríamos un doble estándar, en cuanto a las expectativas para ambos sexos.  Por ejemplo, describe si un hombre no se confiesa ni va a misa la sociedad no le condena, pero si lo hace una mujer es intolerable.
Según Pardo Bazán la mujer, sin embargo, “es superior al hombre moralmente.”
En cuanto al matrimonio Pardo Bazán expresa sus ideas en el prólogo de la obra traducida al español de John Stuart Mill, La esclavitud femenina.  Para ella resulta importante la compenetración del hombre y la mujer en el matrimonio.  Ella pide que la relación sea no sólo sexual sino intelectual.  Opina como Concepción Arenal que la mujer española se casa prematuramente, muchas veces sólo por encontrar un apoyo.  Las dos también coinciden en pensar que la mujer ha progresado muy poco en el orden civil.
La preocupación de Pardo Bazán de que la mujer leyera y fuera más instruida le incitó a crear la Biblioteca de la mujer (1891), que englobaría todo lo tocante al conocimiento científico, histórico y filosófico de la mujer en todos los tiempos.  El fracaso de esta obra, es decir, su escasa venta, apoya la creencia de Pardo Bazán de que el peor mal que sufre la mujer de su época es la ignorancia y la falta de interés por aprender.
Sus escritores contemporáneos opinaban tanto a favor como en contra de la producción literaria de Pardo Bazán.  Algunos la envidiaban pues su fama se extendía por Europa.  Una de las polémicas literarias que se iniciaron en España fue a causa de su obra La cuestión palpitante (1882) en donde explica el naturalismo.  Clarín, tras haberle escrito el prólogo a dicha obra escribe luego que se arrepiente de haberlo hecho.
Pardo Bazán tiene polémicas con Luis Alfonso, Pereda, y  Valera-que pensaba que las mujeres no debían ser académicas.  Nunca cede su posición y continúa luchando por los derechos de la mujer, y en su caso personal la mujer académica.
A pesar de la dificultades Pardo Bazá  llegó a ser la primera mujer en presidir la sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literatura en la Universidad Central de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s